Todos volvemos a la rutina en Septiembre, consejos para retomar después de las vacaciones.

Hoy, último día de Agosto, volvemos a la carga después de unos días de vacaciones. Ahora nos toca rescatar la agenda y mirar como organizar los días, pues en Septiembre es un mes de cambios, de vueltas al cole, vueltas a la rutina, clases particulares y nos va quedando menos tiempo para dedicarnos unos pocos cuidados.

Regresamos a nuestras obligaciones del día a día y cada vez se hace más difícil. Sobre todo ahora, después de haber descansado, cargado pilas unos días. Pero tranquilidad, que aquí vamos a dar unos trucos para empezar con buen pie. Qué hacer para evitar el síndrome post vacaciones.

Para algunas personas, al regresar de sus vacaciones, se les hace muy duro volver a su trabajo de forma relajada. Padecen lo que se denomina síndrome post vacaciones. Después de haber descansado, haber tenido momentos de relax y haber logrado liberarse por unos días de las obligaciones cotidianas, cuando tienen que volver a la rutina se les hace casi imposible. Sienten que comienzan un período de obligaciones. Esos problemas que debían haber resuelto antes las vacaciones y que no hicieron. Se ven como personas que tienen una visión negativa de sí mismas y de todo aquello que les sucede. Esto les provoca emociones negativas y, sobre todo, malhumor e incomodidad.

Lo importante para evitar este síndrome es no ser exigentes con nosotros mismos. No debemos sentir que somos imprescindibles para hacer las cosas. Debemos modificar creencias negativas, por ejemplo: “si no lo hago yo, no lo hace nadie” o “nadie lo hace como yo”. Aprender a pedir ayuda es un paso muy importante.
Es importante poder tomar una actitud activa para comenzar el cambio y modificar nuestros pensamientos y emociones negativas. Debemos darle importancia a lo positivo que el trabajo nos aporta, y aprender a tener vínculos más sanos con los que me rodean.

Existen 10 consejos para retomar la rutina laboral después de las vacaciones publicados por el portal La Nación.

1. Vuelve a tu casa con un día de anticipación. Vuelve de tus vacaciones un día antes para readaptarte a tu hogar y la ciudad.

2. Piensa positivamente. Si vuelves convencido de que el regreso te será insoportable, probablemente te predispongas a que así sea.

3. Conversa con tus colegas. Cuando llegues a la oficina, comparte tus vacaciones con tus compañeros de trabajo. De seguro te harán la transición más liviana en los primeros días.

4. Comienza por las tareas más sencillas. No es recomendable una readaptación a la oficina de un tirón. Hazlo gradualmente de manera que acostumbres tu mente y el cuerpo a la rutina.

5. Establece objetivos concretos. Durante los primeros días, no recargues tu agenda con reuniones importantes ni sometas a tu mente a tomar decisiones demasiado importantes.

6. Lee tus emails en orden cronológico inverso. Prioriza el orden de tus correos para asegurarte de no pasar nada por alto. Lee primero los mails que tienen fecha posterior.

7. Usa recordatorios para tus tareas. La concentración puede tardar al menos 72 horas en recobrarse por lo que se recomienda usar recordatorios durante los primeros días.

8. Tómate recreos. Hasta que tu cuerpo y mente se acostumbren a la rutina laboral, tomate recreos para tomar un café o tomar un poco de aire en la vereda.

9. Cumple con tu horario. Llega a la oficina a tiempo y no es recomendable que hagas horas extra. De lo contrario, se te hará más difícil deshacerte del efecto de las vacaciones.

10. Incorpora nuevos hábitos. Desayunar de forma relajada, realizar deporte u organizar algún paseo a la salida del trabajo contribuye a que el efecto de tu receso pueda alargarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.